EXAMEN DEL NIÑO ESTRABICO

Para realizar la toma de la Agudeza Visual se han desarrollado distintas técnicas de acuerdo a la edad y condición del paciente tales como:

Nistagmo Optocinético:

Se muestra al bebé un tambor con rayas negras sobre fondo blanco, provocando un movimiento de seguimiento. Permite examinar la maduración del sistema visual.

Test de la Mirada Preferencial:

Permite medir la agudeza visual en lactantes y niños pre-verbales. Consta de tarjetas que llevan adosadas rayas negras y blancas de frecuencia espacial determinada. El enrejillado más fino que pueda ver el paciente, será el indicador de la agudeza visual.

Dibujos y juego de la letra E:

Cuando el niño adquiere el sentido de la lateralidad a partir de los dos años y medio.


Optotipos de letras y números: se aplica en niños y adultos.


Se colocarán gotas en los ojos para dilatar las pupilas. De este modo, el oftalmopediatra descubrirá si el niño tiene algún defecto óptico, tales como: MIOPIA: ocurre cuando los rayos de luz no llegan a la retina y la imagen se forma delante de ella HIPERMETROPIA: ocurre cuando los rayos de luz sobrepasan la retina y la imagen se forma detrás de ella ASTIGMATISMO: ocurre cuando se encuentran distintos radios de curvatura en la córnea.

Estos defectos son llamados también “vicios de refracción”, pudiendo ocasionar en ciertos casos un estrabismo. Al mismo tiempo por medio del examen del fondo de ojo, el oftalmólogo podrá también detectar si existe alguna otra enfermedad. Las gotas mantendrán la pupila dilatada por algunas horas y a veces por algunos días.
Si el niño tiene ambliopia o estrabismo o ambas se realizarán el Estudio Sensorial.

Estudio Sensorial y de la Motilidad
Los músculos externos serán examinados observando los movimientos de cada ojo. Por medio de diferentes test se logrará saber si ambos ojos trabajan correctamente.
Tratamiento: De acuerdo a cada diagnóstico del estrabismo se realizará oclusión, lentes, colirios, ejercicios, prismas y cirugía.

CIRUGÍA
Los exámenes pre-operatorios: análisis de sangre, electrocardiograma, riesgo quirúrgico y cobertura antitetánica, serán previamente controlados. El niño se internará unas horas antes de la cirugía. Deberá estar en ayunas 8 horas antes, no pudiendo comer; “ni chicle, ni caramelos, ni chocolate, ni beber agua” Los padres acompañarán al niño hasta ponerlo a dormir. El anestesista realizará la anestesia general durante el acto quirúrgico. El cardiólogo realizará monitoreo intra operatorio.
Cirugía: consiste en ajustar o aflojar la tensión de uno o más músculos en un ojo o en ambos.


Después de la cirugía el niño permanecerá con sus ojos “destapados”. Podrá retornar a su casa el mismo día. Se le indicará un colirio antibiótico. La parte del ojo donde fue ajustado o aflojado el músculo estará rojo y los párpados hinchados, pero esto desaparecerá en 3 o 4 semanas.
Durante la primera semana se deberá colocar en los ojos colirios antibióticos cada 2 horas, no durante la noche. Podrá realizar todo tipo de actividad en la medida que tenga voluntad pero deberá cuidar la higiene porque los ojos están destapados.

Si necesita lentes deberá continuar igual, pues la cirugía solo corregirá el estrabismo. A veces deberá continuar con la oclusión y en algunos casos por largo tiempo. El estrabismo requiere en algunos casos más de una cirugía.

Nunca es muy pronto para llevar al niño a un examen ocular. Si esperamos a que el niño tenga la edad escolar puede ser demasiado tarde. Su niño no debe crecer desviando los ojos. Sin tratamiento aparecerá la ambliopia, con permanente pérdida de visión. Generalmente el uso del parche y los anteojos son utilizados junto con la cirugía para conseguir que el niño trabaje con sus ojos en equipo. Después de la cirugía el niño deberá tener controles periódicos. Con su ayuda y la nuestra el niño aprenderá a ver correctamente.